domingo, 3 de noviembre de 2013

¿Desfacer entuertos o enderezar tuertos?

Nuestro español semiculto, cuando quiere hacer alarde de conocimientos y mostrar que ha leído la inmortal obra de Cervantes, apela a la fabla quijotesca y nos espeta un “desfacer entuertos” que nos deja atónitos. En la edición crítica con que el Instituto Cervantes celebraba el cuarto centenario de la publicación del Quijote, dirigida por Francisco Rico, se deja muy claro en la nota 2 de la página 34 que se trata de un error muy común, pues Cervantes jamás utiliza esa expresión, sino “enderezar tuertos”. Literalmente tuerto vale por “torcido” (por eso Don Quijote lo usa sobre todo con enderezar), en contraposición a derecho, y de ahí la relación con “desarreglos” e “injusticia”.
La primera vez que aparece el término tuerto en la obra es en un soneto de los preliminares (De Solisdán a Don Quijote de la Mancha), que en el verso 6 dice “pues tuertos desfaciendo habéis andado”. En el capítulo 19 es el propio Don Quijote quien proclama: “quiero que sepa vuestra reverencia, que soy un caballero de la Mancha, llamado Don Quijote, y es mi oficio y ejercicio andar por el mundo enderezando tuertos y desfaciendo agravios”. Encontramos por vez primera la pareja que tanto se va a usar en la novela, pero los tuertos se enderezan y los agravios se desfacen.

Avanzando la novela, veremos al barbero que le llama: “desfacedor de agravios, enderezador de tuertos”. Pero es que hasta Sancho utiliza bien la expresión al comienzo de la segunda parte: “si mi señor tomase mi consejo ya habíamos de estar en esas compañas deshaciendo agravios y enderezando tuertos, como es uso y costumbre de los buenos andantes caballeros.” (II, 4). E incluso la sobrina de Don Quijote: “que se dé a entender que es valiente, siendo viejo; que tiene fuerzas, estando enfermo, y que endereza tuertos, estando por la edad agobiado” (II, 6).

No insistiremos más en lo que constituye el uso correcto de la expresión. Lo que asombra es que hasta notabilísimos estudiosos de Cervantes y su época incurran en el error.

Segundo Serrano Poncela, en “El mito, la caballería andante y las novelas populares” (que se encuentra en su libro Literatura y subliteratura), por tres veces utiliza la forma entuertos: p. 24 “cada entuerto que deshaga será un desafío o un desagravio”; p. 32 “ofreciendo sus servicios de “deshacedor” de entuertos”; p. 33 “deshacen el entuerto”.

También lo he encontrado en la extraordinaria traducción del Orlando furioso por José María Micó (la mejor traducción literaria que me haya sido dado leer)
En el canto XXXVII, verso 32, traduce “al escuchar y al ver tan grave entuerto”. (Lo curioso es que en el original italiano se dice: “si gravi torti”, respetando la forma correcta, y que la métrica no exigía esa sílaba de más). Tres veces más incurre en el error: en XXXVII, 54: “piensa hacerlo de modo que no quiera / tomar venganza Olindro del entuerto”. Y lo vuelve a repetir en XXXIX, 82: “(que vieron la ocasión para el castigo / de los entuertos de los sarracenos)”. Y en XLI, 44: Si he de morir, prefiero restar muerto / que causar a mi raza algún entuerto. (En italiano: qu´al sangue mio far torto.)

Quandoque bonus dormitat Homerus (que dijo Horacio en su Epistola ad Pisones, verso 359).


N.B. Consultar el post "¿Tuertos o entuertos?" de este mismo blog.

4 comentarios:

Candela Conforte dijo...

Echo de menos leer,pero contigo. En clase, con todos, entre todos, sintiendo para qué sirve la lectura, el saber y compartir eso, lo que intentan transmitirnos los textos y que solo nosotros,analizándolos minuciosamente pero con alma, podemos descubrir.

CCM dijo...

Gracias, Candela. No dejes de leerme. Eres uno de los tres o cuatro lectores fieles que tiene el blog. Además, sé que lo que lees no cae en saco roto.

monsieurgutix dijo...

Leí todo el Quijote, las versiones de la Real Academia, y cuando escuché eso de entuertos se me hizo rarísimo que lo busqué.

Lmg dijo...

El prisionero del cielo de Carlos Ruiz Zafón pág. 148 párrafo 5 ; deshacer el entuerto......