viernes, 9 de junio de 2017

La enumeración en LA TERNURA, de Alfredo Sanzol.



Ese imprescindible instrumento retórico que es la enumeración se utiliza de forma sobresaliente en una reciente obra teatral, La ternura, magnífico pastiche shakespeariano firmado por Alfredo Sanzol, que también dirige la puesta en escena.
La reina Esmeralda conduce a una isla desierta a sus dos hijas, para evitarles el dolor que cualquier contacto con el sexo masculino puede producir. Allí, paradójicamente, se encontrarán con un padre que ha huido a la isla para preservar a sus dos hijos del funesto contacto con el sexo femenino. La comedia está servida.
En la isla desierta, Esmeralda tranquiliza a sus hijas diciéndoles que ha previsto unos baúles que salvó del naufragio para que no les falte de nada, ni ropa, ni comodidades, ni alimentos… Entonces se da cuenta de que ha olvidado traer a la isla… la comida. Para mayor inri y dolor de ella y sus hijas (y para el regocijo infinito del espectador) enumera todo lo que había reunido en esos baúles:

Perdices y pichones, codornices, capones y pavos, corderos, cabritos, mariscos, terneras y naranjas, manzanas, peras, nueces, castañas y avellanas, atunes, bacalao, truchas, salmones, borrajas y alcachofas, cardos, berzas, perias, espárragos, pimientos, setas y quesos del Roncal, quesos manchegos, de Idiazábal, torta del Casar, jamones, chorizos, morcones, butifarras y panceta, cecinas y garbanzos, azafrán, clavo, jengibre, canela, cominos, cardamomo, nuez moscada, pimienta, perejil, hierbabuena, albahaca y orégano, tomillo, alubias, arroz, trigo, liebres, conejos, aceitunas, barriles de Rioja, de Burdeos, de Ribera del Duero, de malvasía, de Jerez, de Oporto, del Penedés, kilos de chocolate, quinoa, gofio y una garrafa de pacharán.


La actriz, Elena González, lo recita sin apenas respirar, lo que acrecienta la comicidad de la escena. Inolvidable, ya para siempre, esta enumeración de Alfredo Sanzol.

N.B. En el minuto 27 del siguiente enlace se puede ver a la actriz recitando ese parlamento: 
https://www.youtube.com/watch?v=AB2ojyYcKkI


Resultado de imagen de la ternura sanzol elena gonzalez

domingo, 28 de mayo de 2017

Un buen uso de ADOLECER

Javier Marías utiliza bien, no podía ser menos, el verbo de marras, en un artículo de opinión que publica hoy El País:

Hoy ha cambiado lo “sagrado”, pero la furia y la persecución contra quienes no se adscriben a los nuevos dogmas adolecen del mismo fanatismo que las del pasado. 

miércoles, 10 de mayo de 2017

Ensayando la crítica musical: a propósito de Jacobo Christensen

Aunque algo ducho en crítica literaria o cinematográfica, me falta oído -y sobre todo conocimientos- para ensayar la crítica musical. Sin embargo voy a hacer un pequeño intento a propósito del concierto que ofrecieron Jacobo Christensen y Carlos Apellániz, en la sala Rodrigo del Palau de la Música de Valencia, ayer jueves 9 de mayo.

Me centraré en Jacobo, a quien conozco más, y a quien sigo desde hace tiempo (y con quien he tenido algunas conversaciones muy sabrosas sobre temas musicales). Precisamente sobre el tema de cómo se compone un programa tenemos una conversación pendiente, y sobre ello voy a reflexionar hoy.

El concierto comenzó con una curiosísima Suite in Old Style, de Alfred Schnittke, que se aleja de los movimientos habituales en las suites (giga, sarabanda, etc) y que nos permitió  -la obra tenía un cierto tono humorístico- ver a Jacobo tocando el violín con movimientos algo mecánicos, cual si fuera un robot violinista, en el último tema: Pantomime.

Tras los dos nocturnos de Chopin a cargo del pianista, vino la pieza más virtuosística del concierto, las Variaciones sobre un tema original, de Henry Wieniawski. Aquí el talento interpretativo del solista se hizo notar de lo lindo, magníficamente acompañado por el pianista (son años tocando juntos y se nota mucho la compenetración de los dos músicos).

En el intermedio los espectadores comentábamos la asombrosa interpretación de pieza tan exigente.

La segunda parte comienza con otro tour de force: la Sonata para violín solo, op. 27, de Eugene Ysaÿe. La afronta el violinista en solitario y, en el primer movimiento, juega obsesivamente con una frase melódica de Bach; en el segundo se hunde -y nos hunde- en la melancolía; en el tercero, ensaya una danza de sombras -así se llama el movimiento-; para terminar poseído por las furias en el movimiento final. Excelente interpretación.

El concierto -el programa- está siendo muy exigente, en cuanto a la seriedad de las piezas y su dificultad técnica. Por eso, para recordarnos que también puede interpretar conmovedoramente una pieza sencilla, sentimental y bonita, ejecuta Estrellita, popular pieza del mejicano Manuel Ponce, que no conocía y descubro en este concierto. Una verdadera gozada.

Aún queda para cerrar Le grand Tango, del gran Piazzola, de nuevo maravillosamente interpretada y con momentos de intenso sentimiento.

Ni que decir tiene que finaliza el concierto con una gran ovación de un público absolutamente entregado. Es el momento de los bises. Y, como no ha tocado ninguna pieza española (este Christensen tiene un alma tremendamente española), nos regala la danza de La vida breve, de Falla, una pieza que le he oído en varias ocasiones y que, sencillamente, borda.

Aún queda un último bis, y entonces, personalmente, se produce la gran revelación: el segundo movimiento del Concierto para violín de Max Bruch, pieza bellísima que yo no conocía, que me recuerda por momentos el adagio de la Quinta Sinfonía de Mahler, y donde la música alcanza unos niveles de excelencia y penetración emocional sublimes.

Nos vamos a casa felices, habiendo asistido a un concierto soberbio, y agradecidos de que exista la música, y esos intérpretes que se dejan el alma para traducírnosla y ofrecérnosla de forma inmejorable. ¡Chapeau!


Resultado de imagen de jacobo christensen palau

jueves, 4 de mayo de 2017

Un nuevo ejemplo del mal uso del verbo ADOLECER

Extraído de un titular de la primera plana de El País, edición online, de hoy 4 - 5- 2017:

Cordish ofrece una playa en Madrid para que Cifuentes acepte su complejo de ocio y casinos
JAVIER SALVATIERRA Madrid 154
La Comunidad rechazó su anterior proyecto porque adolecía de una oferta cultural y deportiva suficiente y no estaba acreditada la viabilidad económica

(Adolecer no significa carecer.)

jueves, 6 de abril de 2017

ANDRÓMACA, grupo Selene, IES Carlos III de Madrid



El coro rodea a Andrómaca, transida de dolor


Agón entre Menelao y Peleo. Corifeo intenta consolar a Andrómaca y Moloso, su hijo.


Orestes se reencuentra con Hermíone, y decide vengarse de Neoptólemo.



 El mensajero llega y relata el asesinato de Neoptólemo en el templo de Apolo.


Tetis, en un deus ex machina, cierra la obra con un final "feliz".


Los actores saludan. (¿Qué hace Vicente Ocampo en el escenario?)

domingo, 12 de marzo de 2017

Kavafis: La ciudad (lo que hace una traducción)

En mis cuadernos de escolar conservaba unos poemas de Kavafis que nos había dictado en clase el profesor de Lengua -entonces no había fotocopias: hasta los exámenes se dictaban; corría el año 1974 o 75-. Luego pasaron a otra libreta, que todavía conservo. Entre ellos se encontraba un poema que, aún hoy, incluyo entre mis preferidos: “La ciudad”.
Más tarde leí la poesía de Kavafis en la traducción canónica de José María Álvarez, en Hiperión. Pero siempre me seguía gustando más la versión de mi cuaderno. La busqué con ahínco en Internet, pero no di con ella.
Recientemente, en la Feria del Libro de Ocasión, vi un libro negro que ponía Cavafis, Poemas,
edición de Visor, con traducción de Lázaro Santana. Busqué entre sus páginas el poema y, ¡oh milagro!, era la versión tanto tiempo buscada. El libro se fue conmigo a casa.
Aunque el traductor no traduce directamente del griego, sino del inglés, me sigue pareciendo la mejor versión en castellano del poema, y por esa la transcribo, para que figure en el ciberespacio.

LA CIUDAD

Dijiste: “Iré a otra tierra, iré a otro mar;
buscaré una ciudad mejor que ésta;
son un fracaso todos mis esfuerzos,
y está mi corazón sin vida,
como un cadáver. ¿Hasta cuándo
entre estas sombras vagará mi espíritu?
Adonde vuelvo los ojos sólo veo
las ruinas de mi vida, tantos años
que aquí pasé, perdí y destruí.”

No hallarás otras tierras ni otros mares.
La ciudad irá contigo a donde vayas.
Errarás por las mismas calles; en los mismos
suburbios y en las mismas
casas, irás envejeciendo.
Siempre llegarás a esta ciudad. Para
otro sitio -es inútil que aguardes-
no hay barco ni hay camino para ti.
Al arruinar tu vida en esta angosta
esquina de la tierra, en todo
el mundo la destruiste.

(1911)


P.S. Corrijo la errata del libro “guardes” por “aguardes”, igual que hizo el profesor que nos dictó el poema.

lunes, 6 de marzo de 2017

Para recuperar el control de lectura de las Novelas Ejemplares

Se tratará de acudir a este enlace y hacer un resumen a mano de la Presentación de Francisco Rico para la reciente edición de las Novelas ejemplares por la RAE:

http://www.rae.es/sites/default/files/Novelas_ejemplares_Presentacion_Francisco_Rico.pdf