domingo, 23 de enero de 2011

La mirada de un escritor

Larsen, el antihéroe de El astillero, en la antesala de su muerte, mira por una ventana:

Una plaza húmeda y circular donde los árboles entreveran sus ramas; bancos desocupados, charcos que nadie miraría secarse. Un atardecer que se estiraba desde el río, desde las manzanas remozadas del barrio comercial.
(Juan Carlos Onetti: El astillero)

Una de las cosas que distingue a un gran escritor es la capacidad de hacernos ver las cosas como por primera vez, sacando a la luz la capacidad de revelación que normalmente permanece oculta en ellas. Charcos que nadie miraría secarse: una pequeña muestra de la mirada reveladora de Onetti.

No hay comentarios: