jueves, 11 de junio de 2009

Para cerrar el curso, con Virginia Woolf, como prometí

I have sometimes dreamt, at least, that when the Day of Judgement dawns and the great conquerors and lawyers and statesmen come to receive their rewards -their crowns, their laurels, their names carved indelibly upon imperishable marble- the Almighty will turn to Peter and will say, not without certain envy when he sees us coming with our books under our arms, “Look, these need no reward. We have nothing to give them here. They have love reading”.

Virginia Woolf – “How should one read a book?”

A veces he soñado, al menos, que cuando llegue el Día del Juicio y los grandes conquistadores y juristas y hombres de estado vayan a recibir sus premios –sus coronas, sus laureles, sus nombres indeleblemente grabados en imperecedero mármol- el Todopoderoso se volverá hacia Pedro y le dirá, no sin cierta envidia cuando nos vea llegar con nuestros libros bajo los brazos, “Mira, ésos no necesitan premio alguno. No tenemos nada que ofrecerles. Amaron la lectura”.

Virginia Woolf- “¿Cómo leer un libro?”

4 comentarios:

Ana dijo...

Final de curso para el blog, final definitivo para mí...El cielo en la tierra, el cielo de los lectores. Borges se jactaba de ser mejor lector que escritor.Pero ¿y el cielo de los creadores, dónde está? Bello texto...Pero me conmueve especialmente el poema de Claudio Rodriguez, Alto jornal...Volver alegre a la casa despuès de haber realizado su oficio...Que chacun fait son mètier, como quería Camus. Sí, un hermoso poema...

Ana dijo...

Campa, ¿lo de Goya va por mí? Me he partido de risa pensándolo. Ana

CCM dijo...

No, mi querida Ana. Va, como las campanas de Johm Donne, por todos. Pero, por eso mismo, también podría ir por ti.

Neptune dijo...

Qué bonito, me ha gustado mucho (por la parte que me toca, claro).

Si el Todopoderoso dice eso ¿qué dirá el Demonio?