martes, 5 de mayo de 2009

Un par de anécdotas de Valle-Inclán

En su fobia contra Echegaray, gritaba en el saloncillo del teatro en que se estaba estrenando una de sus obras:
- ¡Ese don José tiene la obsesión de la infidelidad conyugal! Todos sus dramas son autobiografías de marido burlado.
Un joven que había cerca de él le interpeló:
- Opine usted de la obra, pero no de la vida privada.
- ¿Y quién ez usted para intervenir? –preguntó don Ramón.
- El hijo de don José de Echegaray.
¿Eztá uzted seguro?

(R. Gómez de la Serna: Don Ramón María del Valle-Inclán)


Sobre su escaso pecunio, se cuenta la anécdota de que el casero subió a casa de Valle Inclán para cobrar el alquiler, escondiéndose el escritor en un armario. Pese a que el criado le indicó al casero que Valle Inclán no se hallaba enla casa, el casero rebuscó y rebuscó hasta por fin encontrarle. Cuando lo hizo, el literato, lejos de mostrarse avergonzado, le espetó:
-Es usted un grosero y un maleducado. Podría encontrarme aquí desnudo, y usted ha abierto la puerta sin tan siquiera llamar.

1 comentario:

Enrique Senez dijo...

Interesante blog me gusto, soy fan de los blogs, y prefiero los que siempre estan buscando temas diferentes y no solo poner lo mismo todo el tiempo.

Hoteles en Ciudad Juárez